(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

Simin car^d la crui de Jesís 

Mateo 27:27-32; Marcos 15: 21, 22; Lucas 23:26, 27; El Deseado de todas las gentes, págs. 6fl0-6fll. 



^ih» ^Éf^ 4ÍI» ^ÉK^ ^ 



T 



e /7a ayudado alguien alguna 
Cl vez a cargar algo muy 
pesado? ¿Has ayudado a 
alguien a levantar algo que 
era muy pesado para él o 
ella? Simón ayudó a Jesús a 
cargar algo que era muy 
pesado para él 



I esús había 

soportado la peor 
noche que te puedas imagi- 
nar. Después de la cena de 
Pascua, había ido con sus dis- 
cípulos al huerto de 
Getsemaní. Allí lo arrestaron. 
Durante la noche le hicieron 
un juicio. Tanto el sumo sacerdote, como Pilato, 
Herodes y los dirigentes judíos, lo interrogaron 
rudamente. Lo escupieron, lo abofetearon, se burla- 
ron de él y lo insultaron. Luego lo sentenciaron a 
muerte. Dos veces lo azotaron hasta que las espal- 
das le sangraron. 

Y ahora era de mañana. Los prisioneros tenían 
que cargar su propia cruz hasta el lugar de la ejecu- 
ción. Por lo tanto, cuando llevaron a Jesús para cru- 
cificarlo, pusieron la cruz sobre su espalda herida. 
Entonces se encontró con Simón. 

Cómo me gustaría que dejaran de empujarme, tal 
vez pensó Simón de Cirene. Jerusalén estaba llena 
de gente. Simón nunca había visto tanta gente. 

Me pregunto a dónde va tanta gente y qué es lo que 
están mirando, pensó Simón. 

Simón venía de la región de Cirene, en el norte 
de África. La Biblia no nos dice qué estaba haciendo 
en Jerusalén. Tal vez era un judío que había ahorra- 
do dinero toda su vida para ir tan sólo una vez a 




Jerusalén para la fiesta de la 
Pascua. O tal vez estaba en 
la ciudad haciendo algún 
negocio y quedó atrapado 
entre la multitud. 
- Simón miró hacia 

^ donde todos parecían 
dirigir su mirada. Enton- 
ces vio algo terrible: Un 
hombre rodeado por cua- 
tro soldados romanos. El 
hombre tenía una corona 
de espinas sobre la cabe- 
za. La espalda le sangra- 
ba. Parecía que iba a des- 
mayarse. Llevaba una 
pesada cruz. Eso significaba 
que lo iban a crucificar. Debe 
haber hecho algo terrible, pensó Simón. Solamente cru- 
cifican a los peores criminales. 

Simón observó y escuchó atentamente. De 
pronto, el hombre cayó al suelo. La cruz debe estar 
muy pesada, pensó seguramente mientras observa- 
ba. Lo azotaron demasiado y perdió mucha sangre. 
Pobre hombre. Pareciera que estuviera moribundo. 

Este prisionero es diferente a otros criminales, se dijo 
probablemente Simón. La mayoría de los criminales 
que conozco, maldicen, gritan y pelean. Pero este hom- 
bre no hace nada. No dice nada. Se ve que es un hom- 
bre bueno. 

Mientras Simón observaba, los soldados habla- 
ban entre ellos. El hombre ni siquiera intentó levan- 
tararse. Justamente entonces un soldado miró a su 
alrededor y atravesó la multitud en dirección a 
Simón. Tocó a Simón con la parte plana de su espa- 
da y le dijo: -Ven conmigo. Tú puedes llevar la cruz 
de Jesús. 



4É^ ^Él» 4ÍI» ^ih^ 4ÍI» 



¡Jesús! ¡Entonces es Jesús!, pensó Simón. Simón no 
se atrevió a desobedecer. Cualquier soldado roma- 
no tenía derecho a hacer trabajar a cualquiera. 
Todo lo que un soldado tenía que hacer era pegarle 
a un hombre en el hombro con la parte plana de 
su espada. La persona entonces tenía que hacer lo 
que el soldado le pidiera. 

Simón levantó la cruz y comenzó a caminar. Un 
soldado levantó a Jesús nuevamente. Seguramente 
Jesús miró a Simón con bondad y gratitud. 

La cruz era muy pesada, pero no tan pesada 
para Simón. Sin embargo, se preguntaba cómo un 
hombre tan herido y azotado pudo haberla carga- 
do hasta allí. Y por qué no escogen el camino más 
corto cuando llevan a crucificar a un hombre, pensó 
Simón. Quieren lastimarlo y avergonzarlo tanto como 
sea posible. 

Simón continuaba observando a Jesús. La multi- 
tud le gritaba. Los soldados lo trataban 
rudamente. Pero Jesús no 
se enojaba. Y a 
Simón le parecía 
como si Jesús 
siguiera llevando 
una carga muy 
pesada, aun cuan- 
do ya no cargaba 
la cruz. 

Estoy contento 
de poder ayudarlo, 
tal vez pensó 
Simón. No puedo 
Impedir lo que va a 
pasarle, pero al 
menos puedo ayu- 
darle a cargar su 
cruz. 



"ayúdense enire sí a 
soportar las cargas, y 
de esta manera cum- 
plirán la ley de Cristo" 

(Gálátas6:2). 



í 




Simón cargó la cruz todo el camino al Calvario, 
el lugar donde Jesús iba a ser crucificado. Todo el 
camino seguramente iba pensando en las cosas 
que había escuchado de la multitud. Todo el cami- 
no seguramente se iba preguntando cómo podía 
alguien crucificar a Jesús. 

Probablemente Simón vio cuando clavaron a 
Jesús en la cruz. Debe haberlo escuchado consolar 
al ladrón que le pidió que se acordara de él cuando 
viniera en su reino nuevamente. Debe haber escu- 
chado a Jesús perdonar a la gente que lo estaba 
lastimando. 

Todo esto seguramente cambió la vida de 
Simón para siempre. 
Durante el resto de su 
vida, Simón recordaría 
haber hecho algo en 
favor de Jesús. Sin duda, 
Simón aprendió que la 
carga pesada que Jesús 
llevó era el peso de los 
pecados de todo el 
mundo. Y Simón pudo 
hacer algo para ayudar al 
Salvador que murió por 
él. ¿Qué puedes hacer tú 
para ayudar a Jesús hoy? 




ItJJU 'y Lean y coweHten Marcos 16:21 durante 
el culto familiar. Simón tenía dos hijos que se hicie- 
ron cristianos antes que el. ¿Cómo se llamaban.^ 
Lee también Romavíos 16:13. 

w (V ky ty (V Busca esta semana formas de 
ayudar a la gente que está cargada de proble- 



mas. 





M 



i^ 



^h)^ K) Lee coy\ tu familia Mateo 27:27 al 
32. ¿De dónde era S'mÓY\? ¿Por qué lo obligaron 
a cargar la cruz de Jesús.^ ¿Qué tipos de cargas 
llevan hoy las personas.^ ¿Cómo puedes ayudar a 
tu familia.^ 



Wüyláyty ?v Trata de repetir el versículo 
para memorizar mientras cam'mas y llevas algo 
muy pesado. Ensénale a tu familia el versículo 
para memorizar. 




WB^ Lee Lucas 

23:26 durante el culto familiar, ¿be dónde era 

SimÓY\? ¿Qué piensas que estaba haciendo en 

Jerusalén.^ 

WOyl¿/tJ(y Muéstrale la cruz que hiciste 
en la Escuela Sabática a alguien que esté car- 
gado de problemas. O dibuja una cruz y anota 
en ella las palabras "Ayúdense entre sí a 
soportar las cargas". Habíale acerca de 
SimÓYí llevando la cruz. 

M XÍLM o o i eJ}- 



"^^y^^^ Durante el culto familiar, busca en 
UY\ mapa bíblico la región de Cirene, situada en el 
nordeste de África. Pide a tus padres que te ayu- 
den a encontrarla. 

1. ¿Qué tan lejos quedaba Cirene de Jerusalén.^ 

2. ¿Cómo piensas que S'\mÓY\ llegó allá.^ 

3. ¿Cuánto tiempo piensas que le llevó llegar.^ i 



Q> M; L> A)D© ly ^ Ofrécete a ayudar a alguien 
a cargarle algo pesado. Recuérdale cuando Simón le 
llevó la cruz a Jesús. 

w (V ky tJ (v Repasa el versículo para memorizar 
hasta que lo puedas decir s'm ayuda. Luego dilo en el 
culto familiar. Dile a tu familia cómo ayudaste a 
alguien hoy. 

WMkJU'iJ Dale gracias a Dios por ser capaz de 
ayudar a otros. 



4Íl» 4Íl» ^Él» 



^ét» ^m ^ÉK^^HP^ÉK^ ^ 




• AJ^URJ Repasa la historia de la lec- 
ción y dramatízala con tu familia. ¿Ctuién va a 

hacer el papel de Jesúsf 
<¿'EI del soldadof ¿£{ de 
_ ¿imónf 

•••#«) u. 

Hechos 13:1, otro versí- 
culo que podría referir- 
se a SíMÓM.* 



*Padres: tal vez deseen tam- 
bién leerle a su hijo El Deseado de 
todas las gentes, pág. 691. 



czX^K 






UEBTIJO 



Instrucciones: Empezando con la segunda letra de cada palabra, 
tacha una letra de por medio para descubrir cómo 
podemos demostrar el amor ae Dios a otros. Copia 
las letras que sobren en las líneas de abajo. 

Ajykuwdqabam 

oyturhoesnax 

Iwlbervwaxrz 

syuhsjcfakrigzansw 




13